viernes, 22 de octubre de 2010

EL CASO VILLA

Con la temporada taurina prácticamente finiquitada, me decido hoy por hablar un poco de fútbol, que es de lo que realmente entiendo y no de toros, que como dice un amigo mío, con darle la razón a cualquiera de los entendidos que se sientan a tu alrededor, te conviertes en uno de ellos.

Llevamos prácticamente dos meses desde que comenzase la liga de las estrellas en nuestro país y me conmueve en especial el "caso Villa". El delantero ahora en las filas del Barça parece ser que no ve puerta y ya se empieza a comentar que le puede la ansiedad, ésa ansiedad que pudo con Samuel Etoo en los finales de temporada impidiéndole lograr el trofeo pichichi de máximo goleador, ésa ansiedad que acabó con Thierry Henrry en los USA y que secó a Szlatan Ibrahimovich durante más de media liga. El asturiano que despuntó en el Sporting de Gijón, se ha hinchado a meter goles en los dos equipos de primera en los que ha militado, Zaragoza y Valencia así como en la selección Española siendo en estos momentos el máximo artillero en la historia de la Roja, pero parece que con su actual equipo el F.C. Barcelona, que pagó unos 40 millones de euros por su traspaso, no anda fino. Será la dichosa ansiedad. El jugador en unas declaraciones aseguró que durante toda su carrera siempre ha tenido ésa ansiedad por marcar goles y que si no fuese por la ansiedad no hubiese logrado estar donde está ni conseguir los éxitos que ha llegado a cosechar.

A mí se me plantean varias incógnitas sobre Villa. Para empezar no me gusta como delantero y no me creo que tenga ansiedad. Villa ha sido siempre un jugador muy individualista, en el Valencia la mayoría de balones que pasaban por sus botas acababan en disparo, que no está del todo mal en un delantero cuya misión es anotar goles. Aparte de la individualidad está el tema de la recuperación de balón en la que siempre ha demostrado poca solidaridad con sus compañeros a la hora de correr hacia atrás, pero el aspecto en el que nadie ha hecho incapié es en la difenrente manera de jugar del Villa que militaba en el Valencia a cuando lo hace en el Barça y me explico. Villa en el Valencia, estaba acostumbrado a desmarcarse y recibir el balón en profundidad , formaba una estupenda sociedad con Silva con el que fabricaba la mayor parte de los tantos, la mayoría de ellos al límite del fuera de juego, pero en el Barça la cosa cambia, los pases no le llegan a Villa una vez que ha tirado el desmarque, porque los jugadores que le rodean, Xavi, Iniesta y Messi son capaces de ver el desmarque mucho antes de que el jugador se haya desmarcado y el balón ya está en el espacio para cuando Villa tira el desmarque, haciendo que éste o no llegue o llegue tarde. Con esto quiero decir que es tal la inteligencia y rapidez mental de los jugadores que rodean a Villa, que el delantero debe sincronizar milimétricamente sus movimientos porque sus compañeros son capaces de ver el pase donde él ni siquiera lo hubiese imaginado y no sé si el delantero estará capacitado para pensar a la misma velocidad que los tres fenómenos que le rodean, pero son las cosas que tiene el jugar al lado de los mejores jugadores del mundo. Quizás si en vez de estar pensando en meter su gol intentase colaborar y disfrutar del juego de sus compañeros las ocasiones se presentasen con más fluidez y menos agobio y su suerte de cara a portería cambiáse.
Seguro que a partir de esta próxima jornada la puntería de Villa se afina y me deja en mal lugar. Si es así que sea para bién.


3 comentarios:

  1. Como bien dices Iniesta, Xavi y Messi eclipsan a cualquiera. De todas formas lo bueno del fútbol es que en un periodo de tiempo más o menos corto tienes la respuesta a tus preguntas. No como en el mundo del toro, al que admiro y respeto, en el que todo te lo tienes que imaginar o suponer, que hubiese pasado si...

    ResponderEliminar
  2. Crítico taurino, entrenador de fútbol,experto en flamenco, una finca de olivos... yo no sé por qué no se te tiran las chavalas al cuello.

    ResponderEliminar
  3. A que va a ser por las compañías que frecuento...

    ResponderEliminar