domingo, 28 de marzo de 2010

DIEGO URDIALES EN EJEA DE LOS CABALLEROS

video


El torero arnedano, Diego Urdiales sigue su preparación de cara a los próximos compromisos en Sevilla, Zaragoza y Madrid. Esta mañana en la plaza de toros de Ejea de los Caballeros, lidió dos toros y tres vacas a puerta cerrada, dejando momentos de mucha torería como el que se muestra en el vídeo. Si logra hacer algo parecido en la Maestranza de Sevilla y cortar una oreja en la próxima Feria de Abril, hay quien ha prometido hasta dejar de fumar y hay quien si lo ve abandonar el coso por la Puerta del Príncipe frente al Guadalquivir estaría dispuesto incluso a empezar a fumar.Aojalá.

sábado, 27 de marzo de 2010

GOBERNAR LO INGOBERNABLE

Quién gobierna lo ingobernable, las mareas bajas o la plenamar, los instintos carnales o el hambre más voraz, quién maneja los hilos de nuestra voluntad para reconducirla por amplias e iluminadas avenidas en vez de por estrechos y oscuros callejones. Los ojos, espejo del alma o el alma, reflejo de los ojos, recuerdo miradas tenebrosas, huidizas, altivas, prepotentes, dolorosas, infantiles, piadosas, humillantes y humilladas, desconcertantes y tranquilizadoras, fijas, penetrantes o lascivas. Todas las he intentado esquivar como el malhechor que huye de la cámara de seguridad, atenta a sus fechorías. No poseo en mi haber fechorías de las que arrepentirme, pero no me siento cómodo con unos ojos clavados sobre mi persona. Prefiero ser observador de la realidad, pasar inadvertido ante el resto de la gente, escurrirme entre la multitud como alma volátil que fluye en el éter, gobernar mi soledad y mi compañía, mi llanto y mi sonrisa, mi ayuno y mi apetito, mi esfuerzo y mi apatía, mi atracción y mi rechazo. Sin embargo, quién, caminando por esta vieja calle del Raval de Barcelona sería capaz de seguir mirando al frente y no clavar su mirada en semejante sitio de la foto. Gobernar lo ingobernable es imposible, yo tambien se lo he mirado.


jueves, 25 de marzo de 2010

DOS AÑOS SIN AZCONA


Veinte años no es nada, que diría el tango, pero dos años sin don Rafael, parecen una inmensidad, más que nada por el vacío que dejan en la cultura de este país que tan bien describió en sus geniales guiones.
Se fué sin despedirse, como los toreros buenos, que un dia deciden que se van y ahí termina todo, sin buscar el reconocimiento barato ni el aplauso fácil. Gracias a su extensa obra don Rafael nunca morirá en nuestro recuerdo.
Don Rafael Azcona dejó numerosas muestras de su afión a los toros en películas como "La Vaquilla", "La escopeta nacional", "Patrimonio Nacional"... en sus libros y en sus poemas, a Miguel Baez Litri, Julio Aparicio, Las Torres de La Redonda o el Romance de la muerte de Manolete de donde estraigo estos versos como ejemplo:

ROMANCE DE LA MUERTE DE MANOLETE

"No hay quinto malo, decían,
al salir al ruedo "Islero";
no hay quinto malo, y llevaba
mil muertes entre sus cuernos:
la tuya, Manuel Rodríguez,
y la de tantos chicuelos
que ya no juegan al toro
porque el toro les da miedo.
Tú tenías que triunfar,
justificar tu dinero,
darte al toro cada tarde,
y seguir siendo el primero.

miércoles, 24 de marzo de 2010

SI YO FUERA MARADONA..... NUNCA ME EQUIVOCARÍA



Maradona y Messi, Messi y Maradona. Todo el mundo queriéndoles comparar entre sí y nadie se da cuenta de que ambos son incomparables, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. Tienen algún parecido como la nacionalidad argentina, su pierna izquierda o las gambetas electrizantes con las que dejan sentados a sus adversarios, pero a parte de un triunfo con la selección Argentina a Leo le falta convertirse en leyenda y eso sólo se consigue cuando se deja de jugar al futbol que espero sea lo más tarde posible.

domingo, 21 de marzo de 2010

ARNEDO ARENA Y DIEGO URDIALES: VIVIR Y SOÑAR

URDIALES SE CRECE FRENTE A JOSÉ TOMÁS

El pueblo de Arnedo, soñó un dia con un nuevo coso multiusos, que estuviese enclavado a orillas del Cidacos y a los pies del monte Isasa. Arnedo lo soñó un buen día y por fin lo hizo realidad en forma de la plaza de toros más bella y acogedora que se haya visto jamás, su nombre es Arnedo Arena y está construida con la ilusión y las manos de un pueblo trabajador y humilde que vive su pasión por los toros de una manera cabal y que es capaz en tiempos de absurdos debates e inoportunos decretos de pasar de las palabras a los hechos. Unos metros más arriba, se encuentra todavía la vieja plaza, viviendo su particular e irremediable aquelarre de sombras, las sombras, son malas compañeras cuando se ha vivido el esplendor y la plenitud de tardes de gloria y Zapato de Oro, la centenaria y coqueta plaza por la que tantas figuras del escalafón pasaron en forma de novilleros y la que tanto lloró la soledad y el olvido que vivía su torero Diego Urdiales. El diestro arnedano lloraba el toreo sobre su albero y enchiqueraba toros sin sombra a los que cortaba las orejas en perfectas faenas como las de hoy en la nueva plaza. Remeciendo el capote en sentidas verónicas, quitando por ajustadas chicuelinas y templando con su muleta la embestida del toro ausente. Ayer Diego Urdiales demostró haber superado su sombrío conjuro y lo demostró sin complejos, sin importarle que por delante suyo actuasen dos maestros como Aparicio y José Tomás.
Aparicio no estuvo confiado en ningún momento de la tarde, a su primero la poca fuerza que tenía se la quitó a base de tirones y enganchones. En su segundo dejó claras sus intenciones obligando al toro a acudir por segunda vez al picador cuando no le sobraba ni un ápice de fuerza, lo mejor la brevedad en todo.
José Tomás convulsionó la ciudad del Calzado desde el mismo día que se confirmó su presencia en el cartel inaugural. La máxima figura, el torero capaz de preferir la cornada a dar un paso atrás. El de galapagar llegó a Arnedo de la mano del Arnedano de Herce Jose Pedro Orío que le convenció dirigiendo sus propuestas directamente al corazón y no a la billetera, cosas que comúnmente son confundidas entre si.
Jose Tomás estuvo sincero en toda la tarde, fabricando en su primero una faena a base de detalles, desde las chicuelinas al paso para llevar al toro al caballo, hasta los naturales largos y las tandas por el pitón derecho, más profundas y rematadas. Falló con la espada y cortó la primera oreja del Arnedo Arena. En su segundo se inventó un trasteo ante un flojo oponente acortando las distancias y robándole los muletazos de uno en uno, volvió a fallar con los aceros y perdió otro apéndice.
Diego Urdiales fue profeta en su tierra y no se dejó comer el pan en su propia casa como otros. Cortó dos orejas de su primer oponente, un toro justo de fuerzas pero con el motor suficiente, el arnedano, siempre inteligente en sus lidias, no le forzó de inicio y lo fue metiendo en la muleta poco a poco a base de colocación y temple, el toro se vino arriba y entonces Urdiales, desplegó su auténtica tauromaquia, echando la muleta alante y embarcando las embestidas por detrás de la cadera, como lo hacía en la soledad de la vieja plaza. El toro parecía más profundo por el izquierdo y Diego, lo exprimió al natural en series hondas, limpias y bien rematadas. Al que cerraba plaza, lo recibió con un ramillete de verónicas acompasadas hasta sacarlo a los medios para vaciarlo con una media exquisita. El toro carecía de fuerza y recorrido y Urdiales optó por comerle terreno hasta meterse en el del toro haciendo un alarde de valor que en otras circunstancias hubiera correspondido a otro diestro. Pinchó y tras la estocada se cobró una oreja que junto a las dos del tercero hicieron historia convirtiéndose en la primera puerta grande del Arnedo Arena.


Artículo más reducido, publicado hoy en el diario El Mundo

Foto cedida por I.J. DEL PINO, El Monosabio

martes, 9 de marzo de 2010

EL RIESGO ES VIVIR

"En esta sociedad no estamos preparados para la muerte. No estamos preparados. La muerte es lo que rompe radicalmente nuestro confort, nuestra seguridad... es la vida, es que la vida sin la muerte no tiene sentido"
Iñaqui Ochoa de Olza. Himalayista.



"Ésas sensaciones, a mí me alientan y me enriquecen mi vida muchos meses y muchos años después de haberse producido".
Iñaqui Ochoa de Olza. Himalayista.



"Para mí no había otra opción que quedarme con Iñaqui. No habría podido seguir viviendo si le dejo allí. Fue algo normal, no un acto heroico ni nada de eso. Estoy seguro que él hubiera hecho lo mismo por mí. Así son las cosas por allí."
Horia Colibasanu. Himalayista.



"Me volví hacia el hielo. Y grité. Lloré y grité. Oí la voz del viento y ....."
Dennis Urubko. Himalayista.

"EL MAYOR RIESGO ES NO INTENTAR SER FELIZ"
IÑAQUI OCHOA DE OLZA

sábado, 6 de marzo de 2010

LOS TOROS, BIEN DE INTERÉS Y PUNTO

Antes o después, pero no durante. Los toros en la Comunidad de Madrid creo que se defienden por si solos y no hace falta que su presidenta salga en este preciso momento en su defensa declarándolos como bien de interés cultural. Ahora el debate está servido y añade más crispación si cabe al enfrentamiento nacionalista entre Madrid y Barcelona, pudiendo conseguir el efecto contrario del esperado por Esperanza Aguirre. Si, como deseamos, la ILP no logra la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, ¿Será gracias a la medida adoptada por Esperanza y seguida por Valencia y Murcia también gobernadas por el Partido Popular? Más bien no.
Los toros seguirán existiendo mientras sean un bien de interés, sin más. La cultura existe, cómo negarlo, pero es la que cada uno es capaz de descubrir y desarrollar dentro de la fiesta. A mi abuelo le gustaban los toros y no creo que encontrase en ellos ningún interés cultural, pero era capaz de distinguir un toro bravo de un medio toro al primer paso que ponía en el ruedo, de saber si cojeaba de los pies o de las manos antes de llegar al primer burladero, de aplaudir a un picador por hacer bien la suerte o lanzar un exabrupto al escuchar el primer aviso al diestro y todo ello sin apenas saber quiénes eran Picasso, García Lorca o Cossío, pero con más conocimiento de la naturaleza y respeto hacia los animales del que pueda tener cualquier parlamentario de los que debaten en el Parlament si prohibir o no las corridas de toros.
Más le valía a la Presidenta salvaguardar la integridad de los aficionados de la plaza de toros de Las Ventas propiedad de la Comunidad de Madrid, garantizando un espectáculo íntegro y de interés.
Mientras que la plaza de las Ventas presente este aspecto los toros serán un bien de interés, cultural o incultural.

jueves, 4 de marzo de 2010

FLOR DE PASIÓN

Esta noche la Academia de la Música, en su XIV edición, hace entrega del premio a la difusión de la música al maestro de la radio, Juan de Pablos que dirige desde hace treinta años, el programa Flor de Pasión en Radio3 de rne. El maestro Juan de Pablos es uno de los últimos veteranos que continúan en la casa después de la limpieza indiscriminada que se produjo con las absurdas jubilaciones anticipadas y que nos arrebataron a locutores ilustres como Ramón Trecet, Jesús Ordovás o Fernando Argenta entre otros. Espero que el maestro Juan de Pablos siga haciéndonos disfrutar y permitiéndonos descubrir su música.
El nombre de su programa, Flor de Pasión se debe al tema "Passion Flower" de un grupo de San Francisco llamado Soundground.



miércoles, 3 de marzo de 2010

AQUELARRE DE SOMBRAS

Javier Villán, crítico taurino y teatral del diario El Mundo además de poeta y novelista, acaba de publicar este libro de poemas, aunque como él mismo confiesa, no es poesía lo que lleva dentro, sino una auténtica putada.

Esta carta publicada por Luis María Anson en su sección del diario El Mundo LAS CARTAS BOCA ARRIBA el 14 de febrero de 2010, da una idea de la calidad y dramatismo de la obra.

JAVIER VILLÁN

«Aún tengo la llave de mi vida: morir por mi propia mano»

Querido Javier…

En tu nuevo libro te declaras indigente y vencido, cuerpo desguazado y piltrafa. Así es que acunas tu nido en el hielo y en la lumbre mientras lamentas los cansancios del tacto adormecido. Árbol fuiste «de la fuerza del roble y de la encina, del ensueño del agua y la raíz boscosa de los vientos».

Te quejas, mi admirado poeta, de tus jardines de dicha calcinada y te preguntas, al contemplarte en el espejo, dónde está el esplendor del cuerpo que fue joven, el vigoroso empuje del fervor y mástil verdecido, mientras trizas los cristales fronterizos del fango y del incendio.

Has escrito con Aquelarre de sombras tal vez tu libro definitivo, el más estremecedor y erizante, el más profundo y revelador, superando aquella Memoria de insomnios, cuando te quemaba el tacto salobre y desahuciado por las ventanas de la piel, nube oscura de la herrumbre y la ceniza.

Y, claro, maldices ahora, demasiado tarde, la torpeza de tu bondad, tu generoso aliento, tu comprensión de los humanos defectos. Sabes que por delicadeza has perdido tu vida y sufres porque te has convertido en carne de bisturí cruel. Te consideras ahora modelo de urgencias y rencores. Te detestas. Aspirabas a lo eterno y con ello labraste tu desgracia. Te entristeces ante el cimbel caído, ayer tanta arrogancia y cabalgada. Estás deshabitado de ti mismo como subrayaba Jaime Siles, el gran poeta que no sé por qué coño no está en la Academia.

No se puede escribir mejor, querido Javier Villán. No se puede alentar en más bellos versos. A la vida sólo le pides un beso por la agresión insomne de la herida. Y tienes razón, eres el que eres, camino de una tumba. Como Whitman. Como Poe. Como Cavafis. Como todos. Pero tú lo dices. «En nada me reconozco -escribes-. Pero aún tengo la llave de mi vida: morir por mi propia mano».

Aleja, querido amigo, los óxidos y los relámpagos que encienden la oscuridad del universo. Tus versos son impresionantes y me han estremecido. Tienes muchos años por delante de creación y vinos rojos. Estás lejos de los Poemas de la consumación de Aleixandre. Tú mismo lo has escrito: «Álzate, tus noches serán otra vez lo que ya fueron: esplendor y alborada; noches de vino y clamores de cuerpos». Ciertamente, todavía oscilan las colinas de Venus, el signo de selva de su cintura y su piel dorada de agua curva que nada en el misterio de sus ojos.